Palabras de verdad

¿Amas a tu prójimo?

Portrait of multiethnic happy multigeneration family with adopted child. Love people concept

Este es un cuestionamiento difícil para algunos y fácil para otros. Recuerdo que, recientemente alguien me mencionó que el mandato de amar al prójimo era su cáncer, dado que quería agradar a Dios, pero, solo le era posible amar a su familia y, según él, no le importaban las demás personas. Todos podemos ser presa de pensamientos, un tanto egoístas como este, pero, sin duda, lo que no se discute es que Mateo 22:39 escribió “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, es un mandato directo de Jesús. Un mandato fácil de cumplir cuando se trata de las personas que nos tratan bien, nuestros amigos, nuestra familia. 

¿Qué pasa con los que no nos tratan bien?

Amor es una palabra poderosa, Jesús mismo murió por nosotros, por amor. ¿Serías capaz de dar tu vida por alguien más? Si tu respuesta fue “Si”. Estoy seguro de que amas a esa persona.

Pero este mandato va más allá. El mismo Jesús afirma en Mateo 5:44 “pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”. Y sostiene en el mismo capítulo en el versículo “porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿no hacen también lo mismo los publicanos?”

Esto si que es difícil. Necesitas tener el Espíritu de Dios morando en ti para amar a tus enemigos. De hecho esta semana tuve una situación particular. Justo el día de ayer me asaltaron. Iba en un bus cuando dos hombres entraron y robaron las pertenencias de los que íbamos adentro. Para ser sincero, en otro tiempo habría reaccionado ante los ladrones y hubiera podido terminar mal. Ayer, por alguna razón estuve tranquilo a pesar de que me estaban robando.

The secret of life, though, is to fall seven times and to get up eight times.

Por alguna razón que aún me sorprende, no sentí rabia. De hecho, cuando se bajaron del bus, empecé a orar por ellos, para que conocieran de Jesús. Esto es totalmente anormal en mí, especialmente si me conoces, sabes que soy de un carácter bastante fuerte. Comprendí que Dios está haciendo su obra en mí. Normalmente no procedo así. Pero el Espíritu Santo ahora habita en mí y su fruto es bondad, mansedumbre, benignidad, entre otros. Tal vez te gustará leer “Cristo y las redes”.

Pídele a Dios que te llene con su Santo Espíritu, te darás cuenta de que el fruto del Espíritu, actuará por tí y será más fácil amar a los demás

great Quote

Un fuerte Abrazo, si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Daniel Gómez

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *