Palabras de verdad

¿Cómo aumentar mi Fe?

Emotional concept of hope and faith

Hace poco, en un post anterior hablamos de cómo tener más fe. Me dicen algunos, “yo creo en Dios, creo que murió por mí, creo que es mi Salvador, pero simplemente, hay cosas que no ocurren, por más que yo oro, ¿es falta de fe?, ¿cómo aumento mi fe?”.

¿Te ha pasado a ti?

A mí me ha ocurrido muchas veces y es por eso que me gusta tanto este tema de la fe. Por ejemplo, una persona tiene una enfermedad, y su cónyuge ora con fe por ella y aparentemente, nada ocurre. En ocasiones, no ocurre lo que pedimos, porque nos enfocamos en pedir cosas que YA Dios nos dio.

Imagina la siguiente situación, estamos sentados tú y yo en un parque y tú necesitas una biblia para leer. Yo me doy cuenta de esto y te entrego la biblia que traigo conmigo. Segundos después me dices, “¿me prestas tu biblia?”, yo te respondo, “ya te la he entregado, ¡utilízala!”. Vuelves a preguntarme minutos después, “¿me prestas tu Biblia? (…) imagina mi cara, (yo pensaré por dentro, ¿por qué me pide algo que ya tiene?).

Con Dios pasa exactamente lo mismo.

Le pedimos en ocasiones algo que ya nos dio, dice Isaías 53:5 “más Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados”. El texto anterior afirma que por las llagas de Jesús, ya hemos sido sanos. Nota que el texto dice “Hemos sido Sanos”, (en pasado), se refiere a que ya fue hecho. Ya somos Sanos, la sanidad ya ocurrió.

Cree en el fondo de tu corazón que YA fuiste sano y seguro lo serás. Agradece a Dios por esa sanidad que ya te dio en la cruz. Pídele a Dios que fortalezca tu fe. Dice  también, Mateo 17:20 “y Él les dijo, por vuestra poca fe; porque en verdad os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible”.

Según el texto anterior la fe puede mover montañas. Confieso que siempre me ha inquietado eso. Dios me ha mostrado a través de personas, que la razón principal por la cual en ocasiones no ocurre lo que queremos es porque lo que decimos con nuestra boca, no es lo mismo que creemos en el fondo del corazón.

Reflexión

Para tener una fe sólida, la boca y el corazón tienen que hablar juntos. Si lo dices con tu boca y lo crees con tu corazón, la montaña SEGURO se va a mover. En ocasiones, para nosotros la montaña es un problema, una enfermedad, una dificultad, una persona. Muchos se enfocan en hablar de la montaña, en lugar de hablarle a la montaña, acerca de Dios.

Si tienes una enfermedad, dificultad o problema, procura no enfocarte en ello. No le digas a Dios que tan grande es tu enfermedad o problema, más bien, dile a tu enfermedad o problema que tan grande es tu Dios.

En conclusión, si realmente quieres aumentar tu fe y literalmente mover montañas, procura que lo que dices con la boca, sea igual a lo que cree tu corazón. CRÉELO con tu corazón y seguro va a ocurrir.

Un fuerte Abrazo, si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Daniel Gómez

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *