Palabras de verdad

¿Es la voz de Dios?

Professional Voice Talent

En algunos momentos me he preguntado, ¿cómo será la voz de Dios?, ¿cuál será su tono? ¿cuáles serían sus palabras hacia mí?, ¿serían palabras de ánimo o exhortación?, ¿se puede escuchar literalmente la voz de Dios? Entre otros pensamientos.

Aunque, con este texto no trato de resolver estas preguntas, sí quiero que tengas las herramientas necesarias para reconocer la voz de Dios ¿te ha pasado que tus padres te dan un consejo y terminas haciendo lo contrario?, de pequeño solía ignorar en algunas ocasiones a mi madre, sus consejos me parecían aburridos y sin lugar, según mi criterio. Total que terminaba en una clínica con un hueso roto o una ruptura en la cara, entre otras cicatrices que hoy día me hacen recordar, al mismo tiempo que me pregunto, por qué no escuché a mi madre.

Pues bien, del mismo modo, es la voz de Dios, nos damos cuenta que estuvo hablándonos y no nos percatamos de eso, sino hasta después de lo acontecido. Sé que has tenido este pensamiento “yo sí sentí que no debía hacer esto”, o por lo contrario, “debí haberlo hecho”. Te presento la voz de Dios, mal llamada la voz de la conciencia, si, no eres tú, es Él. 

A Dios le importas tanto que te escribe (a través de la Biblia), te manda razones (con tu familia, amigos, letreros, en una clase, en una prédica), te habla en tus pensamientos y hasta usa tus sentimientos para que evites situaciones riesgosas, como por ejemplo, una calle donde no debes transitar.

Ahora te das cuenta que Dios sigue hablando, lo que pasa es que, nos mantenemos tan aturdidos por todos los compromisos, tanto laborales, como escolares y familiares, que la voz de Dios es inaudible con nuestro afán.

Alguien me dijo, Dios es todopoderoso, ¿cómo dices que la voz de Dios yo la puedo opacar?, le respondí, tienes toda la razón en atribuirle a Dios su omnipotencia (todopoderoso), pero, el escuchar la voz de Dios, también es una decisión. Entonces, me hizo otra pregunta ¿escuchar es una decisión?, lógicamente, respondí yo. No podemos controlar lo que oímos, pero si podemos prestar atención a aquellas cosas que nos interesan y a eso se le llama escuchar.

Si quieres experimentar cómo se siente escuchar la voz de Dios, te invito a que durante las horas luego de leer este texto, trates de prestar atención a aquellos pensamientos, citas bíblicas, palabras de tus personas allegadas, entre otras cosas. De todo eso, identifica quién te está hablando, mi deseo sería que te lograras encontrarte con la voz de Dios.

Surgirían preguntas como ¿Dios me diría esto o es mi impresión?, ¿me hablaría Dios a través de una persona como esta? Yo te diría, es un ejercicio diario reconocer la voz de tu creador, posiblemente nos equivoquemos algunas veces, hasta que se vuelve inconfundible, el secreto está en pasar tiempo con Él. Lo asemejo como cuando conoces a alguien, las primeras veces es difícil reconocer su voz en el teléfono, ya luego sin una previa presentación sabemos de quién se trata. Y respondiendo a través de qué o quiénes nos habla Dios, quiero contarte que en la Biblia, Dios usó una burra para hablarle a un hombre Números 22:28-30, así que, puede usar al que quiera y cuando quiera para darte un mensaje específico.

Recuerda no hay un truco para escuchar a Dios, pues tú puedes oírlo, pero si no le prestas atención, nunca podrás escuchar su tierna pero poderosa voz.

Un fuerte Abrazo, si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Jhonattan Vergara

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *