Palabras de verdad

¿Estás usando tus dones para el servicio?

Christmas gift zero waste, eco friendly hand made box packaging gifts in kraft paper

Esta semana quiero compartirles un tesoro importante que contiene la biblia, se trata de los dones. Es apropiado que antes de hablar de dones, hablemos del servicio. Me parece curioso que algunas personas piensan que por tener cierta posición socio-económica, algunos títulos y logros alcanzados. Deben ser servidos antes que servir. Más aún cuando la biblia nos muestra al mismo hijo de Dios en forma humana (Jesús), diciendo lo siguiente en:

Mateo 20:28, “pues ni aun el hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos.”

¿Cuál es tu rol como creyente?

Con la expresión Hijo del Hombre, se hace referencia a Jesús. Y si el mismo Jesús dio su vida en servicio a otros, nosotros tenemos el mismo deber. Otro texto me acerca a una verdad igualmente impresionante, dice:

Colosenses 3:23 “trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente”

Entonces ante la luz de la biblia, que es la palabra inspirada y verdadera de Dios. Entiendo que debo servir, pero además, que no importa quién sea el beneficiario, que lo haga como para Dios. Lógicamente nunca debo ir en contra de los principios que Dios me pide que guarde. Ahora que tenemos un poco de luz respecto al servicio, podemos hablar de los dones que Dios te ha dado y qué hacer con ellos. Teniendo en cuenta que don quiere decir en su contexto original “Regalo”.

Los dones que Dios te ha dado

Quiero mencionar tres citas que están en la biblia, y nos permiten clasificar los dones en tres tipos.

Los dones de manifestación

1Corintios 12:7-10, “a cada uno de nosotros se nos da un don espiritual para que nos ayudemos mutuamente. A uno el Espíritu le da la capacidad de dar consejos sabios. A otro el mismo Espíritu le da un mensaje de conocimiento especial. A otro el mismo Espíritu le da gran fe y a alguien más ese único Espíritu le da el don de sanidad. A uno le da el poder para hacer milagros y a otro la capacidad de profetizar. A alguien más le da la capacidad de discernir si un mensaje es del Espíritu de Dios o de otro espíritu. Todavía a otro se le da la capacidad de hablar en idiomas desconocidos. Mientras que a otro se le da la capacidad de interpretar lo que se está diciendo”.

Los ministeriales

Efesios 4:11-12, “ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros. Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios. Para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo”.

Los motivacionales

Romanos 12:6-8, “Dios, en su gracia, nos ha dado dones diferentes para hacer bien determinadas cosas. Por lo tanto, si Dios te dio la capacidad de profetizar. Habla con toda la fe que Dios te haya concedido. Si tu don es servir a otros, sírvele bien. Si eres maestro, enseña bien. Si tu don consiste en animar a otros, anímalos. Si tu don es dar, hazlo con generosidad. Si Dios te ha dado la capacidad de liderar, toma la responsabilidad en serio. Y si tienes el don de mostrar bondad a otros, hazlo con gusto”.

Los dones que Dios te ha dado

Analizando todos estos dones, resulta fácil entender que si Dios nos da algo es para su servicio y no para nuestro orgullo. Por eso, en una congregación como lo es la iglesia. Podemos ver a un Coronel del ejército ayudando a parquear los carros, o un ingeniero sirviendo a la mesa, o a una persona muy bien presentada dándole un abrazo a un sin hogar. Muchos se preguntarán, ¿por qué hacen estas cosas?, y la respuesta debe enfocarse, no en el porqué, si no en para quién.

Si Dios te dio algunos de los dones citados anteriormente, te invito a que recuerdes lo que dice la biblia. Mateo 25:14-30, respecto a tres siervos a quienes se les dio una cantidad de dinero. Los dos primeros recibieron cinco talentos (moneda de la época) y dos talentos respectivamente, el tercero recibió solamente una. Los dos primeros las duplicaron y el tercero la escondió. Cuando vino la persona a pedir cuentas de lo que había repartido, concluyó dándole todo el dinero del tercero (el talento escondido) al que más tenía.

Esta parábola es muy importante, pues me dice que Dios me dio dones para que los use, los multiplique, más no los esconda. ¿Qué te entregó Dios?, ¿lo estás usando para servirle a Él?.

Si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Jhonattan Vergara 

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *