Palabras de verdad

La avaricia y la codicia ¿son pecado?

Boyfriend pulling hand to popcorn of his greed girlfriend

Dinero, poder, éxito, popularidad, entre muchas otras cosas pueden desencadenar una larga lista de pecados dirigidos por la avaricia y la codicia. Aunque, el principal detonante suele ser el dinero. Muchas veces me he preguntado lo siguiente, ¿por qué hay tantos problemas por tener poco o mucho dinero?

En este aspecto existen muchas opiniones encontradas, que si son temas de suerte, afirman algunos, otros tienen la fuerte creencia de que el dinero es maligno, hay quienes aseguran que los ricos son los malos y, finalmente se tienen las personas que le achacan toda la responsabilidad a la avaricia y a la codicia. Pero, ¿qué dice la Biblia?

Avaricia y codicia son dos términos muy mencionados en el nuevo y antiguo testamento. Analicemos unos cuantos versículos de las Sagradas Escrituras para conocer la perspectiva de Dios frente a estos temas. Partiendo del hecho de que, avaricia y codicia son sinónimos, leemos en 1 Timoteo 6:10 “porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciando, algunos se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores”. Según ese versículo algunos preguntan, ¿entonces el dinero es malo?

¿Qué crees Tú?

El versículo no dice que el dinero sea malo o no, el versículo en realidad, habla de el amor al dinero y la codicia. ¿Recuerdas cuando hablábamos al principio de los problemas por el dinero? Al leer las líneas de Timoteo 6:10 ¿te das cuenta cuál es la raíz de esos problemas?

¿Entonces trabajar duro para progresar es pecado?

Esta es una pregunta muy interesante. Como vimos hace un momento, el dinero por sí solo no es pecado, el pecado es el uso que le des y el amor hacia este. Es muy diferente trabajar con la mentalidad de que vas a progresar, a tener un mejor estilo de vida, y a bendecir a otros, que trabajar simplemente con la mentalidad de hacer más y más dinero.

Ya lo dice el conocido texto de Mateo 6:24 “ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Y esto es respaldado en Mateo 6:21 “porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Pregúntate por un momento ¿dónde está tu corazón? Dios quiere establecer una relación contigo, donde Él ocupa primer lugar, por encima de las riquezas y todo lo demás. Vemos también que el autor de hebreos nos brinda un buen consejo cuando dice “sea vuestra conducta sin avaricia; contentos con lo que tenéis, pues él ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré; de modo que podamos decir confiados: El Señor es mi ayuda; no temeré”, Hebreos 13,5-6.

Igual que Pablo en su carta a los Colosenses, en la cual además afirma que la avaricia es idolatría “haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Colosenses 3:5-6).

¿Después de analizar estos versículos crees que vale la pena arriesgar una salvación tan grande por el amor al dinero?

Dios quiere tener una relación cercana contigo y quiere que no haya nada en medio de ambos. Que bueno tener una casa bonita y lujosa o el automóvil de tus sueños. Sin duda alguna, Dios te puede dar eso y mucho más, pero procura elegir sabiamente a quien le das el primer lugar ¿Dios?, ¿riquezas? ¿dinero?

Un fuerte Abrazo, si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Daniel Gómez

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *