Palabras de verdad

¿Qué tan poderosa es una oración?

Saying Prayer at Dinner

La “oración”

Es conocida como la forma más común de comunicarnos con Dios, pero, ¿te ha pasado que oras y no pasa aparentemente nada? A mí me ha pasado muchas veces. Incluso hace algún tiempo, cuando empezaba en los caminos del Dios, pensaba que Dios no me escuchaba. Todos queremos orar y tener un resultado inmediatamente. Es decir, deseamos que nuestras oraciones sean eficaces y efectivas. Pero, resulta importante cuestionarnos a nosotros mismos antes de pedir algo en oración.

¿Es tu oración conforme a la voluntad de Dios?

Me ha pasado muchas veces que oro, oro, oro y sigo orando por algo, pero simplemente no es la voluntad de Dios, o no es el tiempo adecuado. 1 de Juan 5:14 dice “y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”.

Otra razón por la que no ocurre nada es porque pides para tus propios deleites “pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” Santiago 4:3. No dudes, Dios escucha nuestras oraciones. Solo asegúrate de que estén conforme a su voluntad y que no sean egoístas. Tus oraciones son poderosas, lo dicen las escrituras en Santiago 5:16 “la oración eficaz del justo puede mucho”.

Jesús quiere establecer una comunicación contigo, procura caminar con Dios y Él escuchará todas tus oraciones. Recordando siempre la perseverancia, la resistencia, la fe ciega, la creencia fiel. Pues ya lo dicen las escrituras en 1 tesalonicenses 5:17 “orad sin cesar”. Con esta frase, Dios nos expresa su querencia de una relación cercana con nosotros, y también nos deja saber que el mejor camino para ello es, la oración.

Con la oración puedes pedir perdón, puedes agradecer, puedes preguntar algo, puedes pedirle, puedes alabarle y adorarle. Procura hacerlo de forma natural, de la manera que hablarías con un amigo, pero con toda reverencia porque él es tu Papá.

Ten la plena seguridad de que Dios te escucha, el Salmo 34:15 dice lo siguiente “los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos”. Si no tienes una respuesta ahora, revisa si es su voluntad y espera con fe, tal vez tu tiempo no es el tiempo de Dios.

Un fuerte Abrazo, si te gustó, ¡reflexiona y compártelo!

 

Daniel Gómez

Lo anteriormente expresado, obedece a nuestra interpretación de un tema con base en la Biblia. Somos Cristianos con deseos de aprender todos los días más de Dios y sobre cómo podemos dar y ayudar a personas como tú de lo que recibimos. Si tienes sugerencias, discrepancias, preguntas o recomendaciones, las recibiremos con un gran gusto y con humildad . Exprésalas  con respeto en la sección de “Comentarios” y te damos las Gracias porque de seguro nos van a ayudar a mejorar y a estimular la Sabiduría de Dios en nosotros. Dios te Bendiga

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *